Cine y pensamiento







El próximo sábado:
La Pivellina + una yapa. Alvarez Thomas 1093 - 19:30.

lunes, 2 de marzo de 2015

Cristina: ¿Por qué el estado de Israel reclama por los 85 muertos de la AMIA y no reclama por los 29 de la Embajada?

En su discurso de ayer, Cristina señaló que la red de encubridores incluye a muchos de los que simulan reclamar justicia



En el discurso de ayer en el Congreso, Cristina señaló el llamativo silencio que el estado de Israel, tanto como la dirigencia de AMIA y DAIA y el Poder Judicial argentino mantienen sobre el atentado a la embajada de Israel. Dos años antes del atentado a la mutual israelita, ahí murieron 28 personas que, a diferencia de las víctimas de la AMIA, raramente se recuerdan y no forman parte de los reclamos de justicia. La investigación de la causa por el encubrimiento del atentado de la Embajada ha quedado en manos de la Corte Suprema de Justicia. Nadie, ni el estado de Israel, en cuyo territorio ocurrió el atentado, ni AMIA y DAIA, ni los medios de la derecha golpista, denuncian la parálisis de esta investigación.

En determinado momento de la Asamblea de ayer, los diputados Claudio Lozano y Berta Hortensia Arenas hicieron el patético papel de erigirse en voceros de la derecha israelí y del golpismo vernáculo en el parlamento argentino. Como si fueran adictos a una mezquindad infinita y minaran las bases de la poca dignidad que les queda, con tal de hacerse visibles durante 30 tristes segundos, mostraron unos cartelitos con inscripiciones de la AMIA, como si la impunidad que sufre ese atentado fuera atribuible a la presidenta frente a la cual estaban.Lozano sabe perfectamente que la trama de complicidades que hacen posible la impunidad se movió en estas últimas semanas en un intento desestabilizador contra el gobierno democrático. Con su añejo fracaso de quiennunca tuvo huevos para encarnar ninguna lucha popular auténtica, Lozano, al levantar el cartelito de la AMIA en plena Asamblea, se prestó a ser uno más de los que hace de 20 años ofenden la memoria de las víctimas de AMIA.



Cristina cortó el hilo del discurso que venía desarrollando y respondió con justa dureza: 

"De la AMIA no necesito carteles para hablar. Hablo desde 1994, hablé cuando denuncié a Galeano. De la AMIA hablo y seguiré hablando en Naciones Unidas, reclamando justicia, como no lo hizo ningún presidente argentino. De la AMIA hablo diciendo que se quiere demorar el juicio por encubrimiento desde el año 2002".

"Han pasado 21 años y no tenemos un solo condenado. Ni un solo preso por AMIA. No necesito carteles, yo puedo ir con carteles a la AMIA para decirles también que un ex presidente de la DAIA, , Rubén Beraja, encubridor y vaciador de bancos, está procesado en juicio oral por haber traicionado a los suyos".

"No solamente la AMIA, la Embajada, también quiero hablar de la Embajada. En 1992 voló la Embajada de Israel, 29 personas murieron, 249 heridos. Ese fue un atentado en territorio israelí, porque la Embajada es territorio israelí. Siempre me ha llamado poderosamente la atención, todavía no puedo entender por qué el estado de Israel reclama por la AMIA y no reclama por la voladura de su propia embajada. Esto me llama la atención, que nadie hable del atentado de la Embajada, que no pudo ser tratado por jueces comunes, porque al tratarse de una Embajada es materia específica y excluyente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. ¿Sabe alguien cuál es el resultado de la investigación que llevó adelante la Corte Suprema de Justicia de la Nación? ¿Cuáles son los condenados, quiénes son los procesados, qué fue lo que pasó? ¿Me pueden informar por qué el estado de Israel no reclama por la Embajada?"

"Algo que asquea, porque son 85 víctimas que todavía esperan justicia y las siguen utilizando (...) Hay que pensar un poco más. ¿Nadie puede pensar más allá de lo que le dice Clarín o de lo que le conviene para la próxima elección? Hay que pensar un poco más en el país. No podemos seguir manoseando a 85 víctimas, a sus familiares, que ya no saben adónde ir, a quién pedir, ya no lo saben. Y de paso por favor también recordar que hubo otro atentado que fue el de la Embajada de Israel, que hubo 29 muertos. ¿O porque son 29 muertos nadie pide justicia por ellos? Yo quiero sumarles a los 85 muertos de la AMIA los 29 muertos de la Embajada de Israel. (...)

#Entonces quiero decirles que estoy acostumbrada a agravios y descalificaciones y las pienso seguir soportando. Solamente les pido que no utilicen más la causa Amia y pidan justicia, porque lo que ha pasado ha sido realmente bochornoso".

Al escuchar estas vibrantes palabras de Cristina me vino a la memoria la tesis que el Pájaro Salinas viene sosteniendo desde hace años: la de la necesidad de conectar la investigación de los dos atentados, lo cual significa inferir que quienes quieres olvidar uno e instrumentar el otro forman parte de la red de encubrimientos.

Había dicho el Pájaro Salinas hace un par de semanas en La otra.-radio:

"La causa del atentado a la Embajada de Israel y la de la AMIA son absolutamente conexas. (...) Pero la investigación sobre la Embajada (sobre cuyo encubrimiento nadie habla) está en manos de la Suprema Corte. Esa causa tiene su Nisman, que es el secretario especial de la Corte Esteban Canevari, que está sentado sobre el expediente al menos desde el año 99. A él lo nombraron en el 97. En el 99 la Corte se sintió obligada a decir algo con mucha pereza y lo inculpó directamente a Irán, en base a informes de los servicios de inteligencia internacionales. Y ahí quedó".

Y ayer, después del discurso de Cristina, el Pájaro escribió en su blog:

"El semblante de la Presidenta mudó cuando algunos legisladores (entre los que sobresalía Claudio Lozano, que siempre procura “correrla por izquierda”) pusieron un cartel que decía AMIA (junto a pedidos de “apertura de archios” y aceleración del juicio por encubrimiento). Dijo entonces –satisfaciendo un reclamo de Pájaro Rojo– que había que pedir también por la investigación de su precedente contra la Embajada de Israel (17 de marzo de 1992) donde, dijo, hubo 29 muertos.

"Mientras lo decía, Cristina miraba fijamente a Ricardo Lorenzetti, presidente de una Corte Suprema que mantiene a un secretario especial, Esteban Canevari, y sus colaboradores, sentado sobre el expediente sin que haya el menor movimiento perceptible desde hace 16 años.

"Por no saberse, ni siquiera se sabe cuántos muertos hubo en la Embajada. En los primeros momentos, el embajador Shefi dijo que eran más de cuarenta, con el paso de los años la cifra se estabilizó en 29, que es la que suelen dar los medios. En la realidad, sólo hay 22 muertos identificados.

"Cristina ironizó acerca de que el Estado de Israel, que se la pasa reclamando justicia para los muertos de la AMIA, nunca ha sido querellante ni impulsó en lo más mínimo la investigación del atentado a su sede diplomática en Buenos Aires.

"Le reclamó a Israel que viabilice que el ex embajador Avirán, que dijo que Israel ya había dado cuenta (es decir, que los había eliminado) a quienes detonaron las bombas, venga a declarar ante la UIF-Amia. Y bien podría haberle reclamado –es una sugerencia– que permita que venga a declarar el experto en explosivos de la policía de Tel Aviv Jacob Levy, quien llegó a Buenos Aires al día siguiente del ataque a la Embajada (17 de marzo de 1992) e hizo un informe en que consignó que nadie vio a la supuesta camioneta-bomba, dio los motivos por las cuáles estimó que no había existido, y dejó constancia de su desazón porque el Shin Beth (el servicio de contraespionaje que también se encarga de custodiar las embajadas israelíes) se negó en redondo a darle los videos que necesariamente debían haber tomado las cámaras que tenía la legación diplomática en varios puntos de su fachada.".(Ver el post completo de Salinas acá)

Después de escuchar a Cristina ayer, me quedó la idea de que cada 18 de julio todos deberíamos ir a la AMIA a pedir que sus autoridades y las de la DAIA dejen de operar para que los atentados nunca se esclarezcan y no manoseen más la memoria de las víctimas.

5 comentarios:

Carlos G. dijo...

La verdad es que no es puede (yo no puedo) poner en palabras el contraste entre la patética oposición con sus muecas de impotente ironía y sonrisitas condescendientes, con la enorme estatura política y la solidez y compacidad del discurso de nuestra presidenta.
Ayer estubimos (cosa muy rara en nosotros) con mi esposa en la plaza y todo el ambiente era de mucha alegría y de mucha emoción, y, en cierto grado, también de tristeza porque esta mina es irreemplazable, a su lado todos parecen de cartón pintado.
Brillante Cristina, ojalá que su luz nos siga alumbrando mucho tiempo más. Todavía queda mucho por hacer.

Mariano T. dijo...

Ya vienen de nuevo a sugerir la teoría nazi del autoatentado.
Y se indignan porque Israel detectó a los terroristas y los eliminó, cosa que hay que festejar, en territorio enemigo.

furgoner dijo...

la oposicion deberia ver la juventud y la verdadera cantidad de gente que se ha juntado, ni todos los candidatos juntos no lo pueden hacer, ni la cantidad ni el apoyo de la juventud

Adriana dijo...

Quién sugiere auto atentado? Ni Cristina ni Salinaa. De lo que si hablan es de la necesidad de la parricipacion de israel en el encubrimoento de.ambos atentados. Los nazis no se qué tendrán que ver, se ve que siempre garpa hacer la mención.

Daniel dijo...

Algo más nazi que el comentario de Mariano T., imposible.