lunes, 30 de marzo de 2015

Cristina y/o Scioli: el problema peronista del poder y los kirchneristas que se resignan al 15%


En La Nacion de hoy Pagni escribe algo interesante, sobre todo porque se trata de un férreo operador de la derecha siempre dispuesto a subestimar al kirchnerismo. Dice Pagni:

" el equipo de Mauricio Macri recibió hace dos viernes una encuesta en la que Cristina Kirchner registra una imagen positiva cercana al 50%. Los encuestadores quedaron sorprendidos de ese atractivo cuando recorrieron el conurbano bonaerense. La peculiaridad del sondeo, realizado por la consultora favorita de Scioli, es que fue presencial, no telefónico. Por lo tanto, incluyó a personas de escasos recursos, que carecen de línea en su domicilio. De todos modos, hasta el 22 de junio, que es cuando deben inscribirse las candidaturas, habrá suspenso.


La lista de la Presidenta sería compartida por los dos candidatos del Frente para la Victoria que compiten por sucederla: Scioli y Florencio Randazzo. Ella pretende adjetivar a cada uno asignándole como vice a un fundamentalista: a Scioli le tocaría Axel Kicillof, y a Randazzo el más pragmático Eduardo "Wado" De Pedro. Aunque hay quienes lo suponen interesado en la causa que tramita Rodolfo Canicoba Corral por la presunta responsabilidad de Kicillof en una compra de bonos del fondo Latam Securities, Scioli está dispuesto a aceptar la condición que a la Presidenta se le ocurra. Piensa que es mucho menos costoso obedecerla que enfrentarla. " (Completo acá)


Algunos kirchneristas recelan de Scioli porque, a pesar de haberse mantenido durante 12 años dentro del FPV, no deja de tener un estilo amigable con el establishment antiK. Desconfiar es una actitud prudente. Armar una estrategia política poniendo la desconfianza como ultima ratio no es una actitud prudente.

Scioli no va a dejar de ser Scioli. Ello incluye que se mantuvo alineado al kirchnerismo durante 12 años. A diferencia de otros aliados que el kirchenrismo fue dejando en el camino: Duhalde, Clarín, Alberto, Lavagna, Massa, Moyano, incluso ¡Julio Bárbaro! alguna vez fueron parte de la coalición gobernante y después empezaron a operar para voltear al gobierno. Scioli no.

Ahora las cosas cambian porque Cristina a lo sumo puede postularse para diputada nacional por la provincia de Buenos Aires (y comandar desde ahí nada menos que la Cámara de Diputados) o para gobernadora de esa provincia (y gobernar al 40% de los argentinos, nada menos). En cualquiera de esos casos, puede aspirar a seguir siendo la jefa del Movimiento peronista/kirchnerista. Sea como fuera, ese liderazgo no va a tener el mismo carácter que el que tiene ocupando la presidencia. Para la historia del kirchnerismo, también para la del peronismo, se trata de una circunstancia inédita e incomparable con cualquier otro momento de la historia argentina. Es Cristina quien debe mostrar una inteligencia y una responsabilidad politica enormes para encarar este momento. Condiciones para eso no le faltan. Por eso es tan temida y odiada por la derecha.

Pero para aspirar a llevar ese liderazgo a una instancia inédita, Cristina necesita, en esta coyuntura, tener a Scioli de este lado. Por eso la derecha opera para que el FPV se quiebre antes o después de las PASO. Pero también hay que considerar que Scioli necesita de Cristina: por fuera del FPV no puede ganar las elecciones.

Reconocer esa mutua dependencia es un rasgo de realismo político. Muchos kirchneristas de "pura cepa", es decir, con un ADN antiperonista, piensan que una coalición con Scioli implica "tragarse un sapo". En ese caso deberían considerar otros sapos que se han tragado en los 12 años K: Duhalde, Clarín, Lavagna, Redrado, Jaime, Alberto, Massa... O quizás prefieran tragarse el sapo de que una fórmula K pura pierda contra Macri.

No creo que este sintagma del sapo permita entender lo que ha sido y es el kirchnerismo. En términos de la historia del movimiento nacional (lo digo corto: en términos peronistas) la gran cuestión política consiste en construir mayorías para sostener un gobierno popular. Está claro que ese no es un problema político para el trosquismo (que nunca se propondrá asumir el poder) ni para el radicalismo (que asume el poder como algo prestado y se va sin chistar cuando le quitan el poder).

Creo que algunos kirchneristas que sueñan con fórmulas puras parecen una especie de troscos-radicales y preferirían ir con Taiana o Rossi presidente y transformarse en un partido socialdemócrata con 15% de los votos, sin posibilidad de liderar una coalición social que incluya a los trabajadores ni a los más pobres (que ni siquiera tienen trabajo formal). Para liderar esa coalición hay que construir mayorías. Esto, traducido en términos coyunturales, significa que Cristina y Scioli se necesitan.

Ojo: ni por las tapas esto debería traducirse como "Scioli al gobierno/Cristina al poder". Cualquiera que sepa lo que eso significa está enterado de que la vez anterior que se planteó algo así, el resultado fue catastrófico.

6 comentarios:

jorge feliu dijo...

no entendi lo de kirchneristas de pura cepa con ADN antiperonista

Martín Latinoamericano dijo...

Coincido 100%.

Hace rato que intento explicarle a algunos compañeros que la continuidad es lo mas importante. Y lo que garantiza continuidad es arreglar con Scioli.

No hay nada peor que perder con Macri (o Massa). Muchos no entienden que Scioli no es lo mismo que Macri. Y con Florencio está todo bien, pero tampoco es Fidel Castro (y encima tiene mas chances de perder).

En fin... veremos. Creo que todo se va a decantar solo, si Scioli lleva a tipos mas "del palo K" y ganando la interna va a atraer los votos K mas duros por inercia.

Salutes.

[486] dijo...

Ok, yo entiendo la necesidad de "aliarse" con Scioli y también soy de la idea de que ganar con Scioli es mejor para el proyecto que perder. Pero no puedo evitar acordarme de que Scioli puso a una economista (Nora De Lucía) para aplicar en educación un ajuste que Gvirtz no quiso aplicar, que las escuelas se caen a pedazos, que De Lucía mandó a detener ilegalmente a 5 delegados de ATE (que siguen procesados) y al otro día Scioli salió a respaldarla, que dio marcha atrás con el revaluo de tierras al primer tractor que le pusieron en Plaza San Martín. Que hacemos con eso?

profquesada dijo...

muy buen post, clarito.

Oscar Cuervo dijo...

486: yo tampoco puedo olvidarme de que Néstor puso a Lavagna, Alberto Frnández, que le concedió a Moyano no darle la personería a la CTA, que puso a Redrado en el BCRA, que negoció con Clarín hasta bien entrado el 2008. Que Cristina sacó a Ginés porque es abortista, que sostiene a Milani y anda bien con el Papa. Nunca me olvidé de eso. Pero soy kirchnerista.

Martín Latinoamericano dijo...

486: Coincido plenamente con la respuesta de con Oscar, y además agrego, para mi vos te respondés cuando decís "Scioli es mejor para el proyecto que perder". En general, los que sostenemos que es Scioli o nada no estamos diciendo que Scioli es la mejor carta que podríamos tener, estamos diciendo que es la mejor (y la única) que efectivamente tenemos.

Y yo sacaría la palabra "proyecto" y pondría "país". Con todos los defectos que puede tener Scioli, ¿te imaginás a Macri, Carrió o Massa gobernando el país? No es joda, lo que hay enfrente es espantoso, y las consecuencias pueden ser graves. Es gente irresponsable y alienada alentada por mas gente alienada y unos cuantos tipos que se favorecen si todo vuela por los aires.

Y agrego algo: Aún con todo lo que indicás, Scioli fue uno de los tipos mas fieles al kirchnerismo que hubo durante estos 12 años.

Perdón por la extensión.

Salutes.