jueves, 19 de marzo de 2015

Nisman, Pato Bullrich, Carrió, Niebieskikwiat y la ultraderecha yanqui en operaciones



La nota sobre Nisman escrita por Graciela Mochkofsky que publicamos ayer (originalmente editada el 10 de marzo en Haaretz) abarca unos cuantos aspectos del asunto:

- las relaciones promiscuas entre sectores del Poder Judicial y los servicios de información,

- la inconsistencia jurídica de la denuncia presentada por Nisman,

- la consiguiente desautorización que obtuvo de parte de jueces y juristas los días entre la presentación de la denuncia y su muerte,

- la distancia que en sus últimos días guardaron hacia su trabajo los dirigentes de las organizaciones comunitarias judías

- y el descrédito que sufría este hombre entre las asociaciones de familiares de víctimas del atentado a AMIA.

Por todo eso, como dice Mochkofsky, "Nisman no es un héroe ni para los argentinos ni para los judíos", cosa que empieza a evidenciarse en la escuálida convocatoria que lograron ayer algunos de sus oportunistas hagiógrafos, apenas dos meses después de su muerte.

El caso Nisman tiene otras aristas que la nota de Mochkofsky no abarca, tanto por el recorte escogido para su enfoque como por cuestiones meramente cronológicas. En estos días se difundieron una cantidad de pruebas fotográficas que muestran que Nisman vivió una vida de despilfarro y carente del decoro requerido para su función de fiscal, en un ambiente de prostitución VIP. Además, el testimonio reciente de su asesor informático, Diego Lagomarsino, lo caracterizó como un corrupto que exigía el retorno del 50% de los honorarios del asesor hacia una cuenta de un banco de New York de la cual Nisman era apoderado. Puede sospecharse que Nisman también hubiera establecido este sistema de retornos con otros asesores de la fiscalía, que recibían altísimos honorarios, No se trata de actos de corrupción privada, sino que Nisman desviaba una parte del dinero que el estado le asignaba a su fiscalía en provecho personal, lo cual constituye un agravio más a la memoria de las víctimas de los atentados.

Pero eso no es todo: el caso Nisman, enmarcado en la investigación del atentado a la AMIA ocurrido hace más de 20 años, es una pieza más en el tablero de la geopolítica intenacional. A principios de este mes el primer ministro Israelí Benjamín Netanyahu, habilitado por la derecha norteamericana, dio un discurso en el congreso de EEUU recusando las conversaciones entre Obama y el gobierno iraní. Se sabe que el negocio de las derechas norteamericana e israelí consiste en mantener el escenario de medio oriente como una zona caliente, siempre a punto de estallar. En ese contexto, fomentando la demonización del régimen iraní, Netantahu volvió a hablar de la responsabilidad de Irán en los ataques a la embajada de Israel en Buenos Aires y a la mutual judía AMIA

No parece casual que estos atentados se invocaran en el congreso norteamericano tantos años después de ocurridos, cuando la investigación se paralizó a instancias de la propia CIA y el MOSSAD, en un esquema para el cual Nisman era una pieza totalmente funcional. Esta presión israelí sobre Obama ocurrió pocos días después de la abrupta vuelta de Nisman a Buenos Aires con una denuncia contra el gobierno argentino que nada hacía prever y después también de su muerte aún no esclarecida. 

¿Por qué volvió Nisman de manera inetmpestiva, en medio de una feria judicial, cuando ni su familia ni sus amigos sabían que cortaba repentinamente sus vacaciones europeas, trayendo un largo mamotreto de acusaciones no respaldadas por pruebas? ¿Quién redactó esa acusación indigna de un experto en cuestiones jurídicas? ¿Por qué tanto apuro en presentarlo?

La nota de Mochkofsky dice que Nisman temía ser desplazado de su rol de fiscal de la causa, pero no existe ningún indicio de que eso fuera a pasar. El Ministerio Público Fiscal ya había realizado los cambios para este período a fines del año pasado y Nisman había sido confirmado en su puesto.

En un post que publicamos el 3 de marzo pasado escribíamos: 

"El apuro de Nisman por presentar una denuncia tan endeble en medio de la feria judicial de enero y sus autocontradicciones podrian explicarse en función de los intereses de las derechas israelí y norteamericana. Esto es compatible con las personas que rodearon a Nisman en su abrupta vuelta a Buenos Aires, quienes lo presionaron para que se presentara en el Congreso con esa denuncia inconsistente. ¿Quiénes son esas personas que presionaron a Nisman en sus últimos días y cuál es su vínculo con la derecha norteamericana e israelí que se oponen a las negociaciones de Obama con Irán?"

Desde el principio se sabe que en los febriles días anteriores a su muerte Nisman tuvo contacto permanente con las diputadas Patricia Bullrich y Laura Alonso (vinculadas a sectores de la ultraderecha norteamericana y de los fondos buitres). Ellas presionaron al fallecido fiscal para que se presentara en el Congreso con una denuncia a la que le faltaban pruebas consistentes; se dice que Nisman esperó esas pruebas hasta último momento en vano. Los llamados de Alonso y Bullrich a Nisman en esos días se cuentan en decenas y podría considerarse que lo sometieron a una presión insoportable. Pero hay otro personaje que marcó de cerca a Nisman en esos días: la periodista Natasha Niebieskikwiat de Clarín, a quien se atribuyen vínculos con los servicios israelíes.



Natasha Niebieskikwiat en Malvinas

Natasha Niebieskikwiat tuvo un muy activo desempeño durante los días que precedieron y sucedieron a la muerte de Nisman. Como puede verse en el video que dejo acá abajo, es ella misma quien se jacta de ser una de las personas que más habló con él en sus últimos días y de su seguimiento estrecho de las movidas del fiscal antes de su presentación frustada en el Congreso. El video data del lunes 19 de enero, a horas de que Nisman apareciera muerto, mientras el Grupo Clarín operaba intensamente para instalar la idea de que había sido asesinado por orden del gobierno.

Niebieskikwiat habla con Nelson Castro y en el minuto 10.45 dice:

"Él [Nisman] tenía su teoría, estaba conectado con una línea de pensamiento que en su momento le dieron mucho apoyo, son los legisladores republicanos de Estados Unidos, que esta vez no apareció nadie [sic]. La dirigencia judía tampoco salió en ese momento antes de tener las pruebas, entonces creo que hubo un estado de soledad . Solo Bullrich estaba con él y no son amigos."




Es muy interesante que Niebieskikwiat establezca explícitamente la cercanía de Nisman con estos sectores de la derecha norteamericana, tanto como que ella misma se jacte de estar al tanto de estas conexiones, y que ella y Bullrich hayan sido interlocutoras privilegiadas de Nisman en sus últimas horas. 

Después de la muerte de Nisman Niebieskikwiat estuvo muy activa para embarrar la cancha: ella fue quien dos días antes del 18F publicó en Clarin la entrevista a Natalia Fernández, una presunta "testigo clave" que denunció supuestas irregularidades en el procedimiento de la fiscal y la gendarmería durante la noche que Nisman apareció muerto en Le Parc. La nota de Niebieskikwait fue una burda operación para fogonear el 18F que se vino abajo cuando la "testigo clave" se desdijo completamente en sede judicial.

Niebieskikwait hizo otro aporte a las maniobras golpistas posteriores a la muerte de Nisman cuando en otra nota en Clarín lanzó el bolazo de que el disparo que causó la muerte del fiscal se había efectuado a una distancia de más de 15 cm de su cabeza, bolazo desmentido por las pericias de la investigación. Hay un aporte de Niebiskikwait a la desinformación bastante anterior al caso Nisman: en septiembre pasado ella mintió en Clarín que Obama no tenía puestos los auriculares para escuchar la traducción del discurso de Cristina en la ONU.

Niebieskikwait  no parece ser una simple periodista. Si le adjudicáramos el rol de investigadora, sus revelaciones suelen terminar rápidamente en grandes fiascos. Pero ella dice saber bien con qué sectores de la derecha norteamericana estuvo Nisman vinculado en sus últimos tiempos.

El periodista Gabriel Fernández (director La Señal Medios / área Periodística Radio Grafica, FM 89.3) se explayó en una nota del 21 de enero sobre la cercanía de Nisman con un personaje muy conocido: Patricia Bullrich Luro Pueyrredón, la mujer que habló con Alberto Nisman. Entre otras cosas, dice Fernández:

El “diálogo” de Patricia Bullrich con el fiscal Alberto Nisman el día domingo, probablemente encarne más que un fallido. Según denunció Stella Calloni, Bullrich Luro Pueyrredón pertenece a una organización estadounidense de extrema derecha que sostiene las actividades violentas en naciones designadas como enemigas.

(...) La organización es UnoAmérica (Unión de Organizaciones Democráticas de América) y se creó en 2008; su presidente es el venezolano Alejandro Peña Esclusa.

Tiene vínculos directos con la Fundación Nacional para la Democracia, NED según sus siglas en inglés, de quien recibe financiación. La NED es una entidad encubierta que sostiene la CIA. Tanto UnoAmérica como NED han trabajado en América Latina tratando de voltear gobiernos populares.

Patricia Bullrich está casada con Guillermo Yanco, vicepresidente del Museo del Holocausto de la Argentina. Es, además, presidente del Instituto de Estudios Argentinos (Idear) y miembro de la Red de Partidos Políticos.




Bullrich y Yanco

La Red es una organización impulsada por el Instituto Nacional Demócrata para Asuntos Internacionales ─National Democratic Institute (NDI) en inglés─ . Este instituto fue creado en 1983 por el ala derecha del Partido Demócrata norteamericano y a través de otras fundaciones tiene presencia en 50 países.

En un círculo autoalimentado, recibe financiamiento, entre otras fuentes, de la Fundación Nacional para la Democracia (NED). Cabe recordar, además, que esta fundación fue impulsada por Ronald Reagan para intervenir en la política interna de decenas de naciones en todo el mundo.

Sobre el tipo de accionar de la NED, indica la investigadora norteamericana Eva Golinger: “Esta forma de intervención es muy sofisticada y compleja porque penetra a la sociedad civil y a las organizaciones sociales de una manera muy sutil. Es difícil de descubrir pero fácil de justificar con el argumento de la “promoción de la democracia,” que es lo que el NED profesa hacer por todo el mundo, a pesar de la evidencia que demuestra lo contrario. El mero hecho de que en Venezuela el NED haya financiado exclusivamente a grupos antichavistas, muchos de los cuales participaron abiertamente en el golpe de Estado en abril de 2002, demuestra que la “democracia” está muy lejos de las intenciones del NED”.

Hasta aquí la nota de Gabriel Fernández que se puede leer completa acá.

Estos vínculos internacionales refuerzan la tesis de que la causa AMIA, la denuncia de Nisman y su posterior muerte son piezas movidas en el tablero de la geopolítica internacional, instrumentadas por la derecha dura norteamericana, afín a los intereses de la derecha israelí. 



Marco Rubio

Esta línea de interpretación se revitalizó cuando hace dos días se produjo en el senado norteamericano una audiencia titulada "Profundización de la Crisis Política y Económica en Venezuela y sus implicaciones en los intereses de Estados Unidos y el Hemisferio Occidental" organizada por el senador de origen cubano Marco Rubio, candidato republicano a la presidencia y feroz opositor a Barack Obama. El objetivo de este gusano es una vez más presionar a la Casa Blanca para que frene las negociaciones con Irán y de paso demonizar al gobierno de Venezuela. Rubio llevó al senado al "especialista internacional en seguridad y terrorismo" Douglas Farah, quien dijo anteayer ante la Subcomisión de Relaciones Exteriores para el Hemisferio Occidental del Senado de Estados Unidos: "Argentina, Irán y Venezuela crearon un clima para que Nisman sea asesinado con impunidad".

Farah es presidente del IBI Consultants y analista senior del International Assessment and Strategy Center (organizaciones que en estos días operan intensamente para desestabilizar al gobierno venezolano), donde publicó el informe sobre el caso Nisman. Farah dice haber tenido fluido contacto con Nisman sobre el caso AMIA. Se refirió a Nisman como “el valiente fiscal argentino que investigaba el atentado contra la AMIA”. Aseveró: “pocos entendieron mejor que él los riesgos de la creciente influencia de Irán en América Latina". Farah concluyó ante los senadores norteamericanos: "Venezuela fue un jugador clave en los esfuerzos de Irán para restablecer los lazos nucleares con la Argentina, y que tal relación era de interés primordial para los iraníes".



La maniobra es transparente: la ultraderecha norteamericana y agentes locales como Patricia Bullrich intentan enlazar en un mismo "Eje del Mal" a Irán, Venezuela y Argentina, con el fin de impedir, por un lado, el acercamiento del gobierno norteamericano con Irán, y al mismo tiempo desestabilizar los gobiernos populares de nuestra región no alineados con los EEUU. En los últimos días, Elisa Carrió, en línea con estas maniobras golpistas, empezó a hablar en una disparatada hipótesis del uranio enriquecido como materia de intercambio entre Argentina e Irán. No es una ocurrencia alocada de nuestra Pitonisa de la Nación: es vocera de los mismos poderes que representan Bullrich, Rubio y Farah.

Quizás se pueda considerar en este marco el apuro que Nisman tuvo en presentar su mamotreto sin pruebas en plena feria judicial, que liquidó su triste vida.

2 comentarios:

jfc dijo...

casualidad? uno de los camaristas que alegremente esta en las dos salas tambien es farah, otro conectado con el serpentario era el vicerrector de la uba... y--- ex- side
acá en p|12
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-268478-2015-03-19.html

Walter Javier dijo...

Excelente analisis. La fundacion de Farah hizo un paper demonizando a la Campora http://www.intdemocratic.org/Douglas_Farah_on_Argentina_s_La_Campora.html y hoy aparece frente al congreso americano diciendo que argentina es un narcoestado http://www.lapoliticaonline.com/nota/87763-el-impactante-informe-que-vincula-a-argentina-iran-y-venezuela-con-la-muerte-de-nisman/. Son muy peligrosos estos tipos.