lunes, 9 de marzo de 2015

La policía

Especial The Police para escuchar clickeando acá


Han sido, indudablemente, una de las mejores bandas de rock de la historia, de un sonido singularísimo, de una enorme originalidad. Delicados, innovadores, hecedores de hits universales, muy difíciles de imitar. ¿De qué época es el sonido que lograron Sting, Summers y Copeland? De ninguna y de cualquiera. Aparecieron en medio de la explosión punk, con el suficiente resto como para ver agonizar esa utopía de "cualquiera puede tocar". Se los etiquetó como exponentes de la new wave, por decir algo. Pero no cualquiera puede tocar como ellos, menos que menos crear un sonido así: un arte del contrapunto entre bajo, guitarra, baatería y voz como no se conoce otro igual. Sonidos irregulares, acentos desplazados, politrritmia, aires de reggae desacoplado, estructuras intrincadas que de pronto desembocan en estribillos contagiosos y dispuestos al pogo. La fórmula secreta: los Police eran un toque más grandes que los pendejos que hacían punk en la época que ellos se hacen conocer. Y un toque, qué digo, varios toques más músicos. venían del jazz, escuchaban rock progresivo: ¡a los Police les gustaba Yes! Y contrabandeaban progresiones en medio del fundamentalismo básico de tocar mal que se estaba tan de moda. Hicieron los hits más extraños de la historia, dejaron una estela de música que uno puede encontrar en la primera época de Soda Stéreo y hasta en Mondo di cromo del flaco Spinetta (que hasta en su título alude a los engendros verbales como Regatta de Blanck, u Outlandos D'Amour....). 

Hace 8 días le dedicamos un especial en La otra.-radio, que pueden escuchar acá (con la participación especial de César Colman). 

Pueden encontrar más información sobre la discografía de The Police en el blog Un Largo, clickeando acá.