miércoles, 11 de marzo de 2015

Esta es la foto del FPV hoy, ahora: si no te gusta, tenés otros frentes

Cristina: ¿electora o elegida?


Ayer a la tarde en Ezeiza, en la presentación de, avión Airbus 330 comprado por Aerolíneas Argentinas. En una misma mesa Scioli, REcalde, Cristina, Randazzo y Kicillof. Hay más que estos cinco, por cierto. Pero no puede escapársenos que esta imagen está meditadamente preparada por Cristina y tiene un significado que excede el motivo del acto. Ahí están, además del presidente de Aerolíneas Argentinas y precandidato a Jefe de Gobierno por CABA y del Ministro de Economía -dos figuras jóvenes del elenco gobernante que Cristina respalda continuamente-, los dos precandidatos a presidente por el Frente para la Victoria con mayores chances de llegar a representar a esta fuerza política en octubre. El mensaje es sencillo (aunque a algunos les resulte difícil de asimilar) hay una competencia interna y se va a resolver en las PASO. Se muestran las diferencias y se trabaja por la unidad y por el triunfo. Cristina no parece dispuesta a declinar su fuerte liderazgo (fuerte por legitimidad de ejercicio), ni antes ni después del fin de mandato. Es decir: acá se hace política, a diferencia de las desenfrenadas operaciones destituyentes de la derecha económica y mediática.

Esta evidencia es lamentada por muchos, que vienen esperando y operando por el "fin de ciclo" desde el mismo día que Cristina empezó a ejercer su presidencia. Pero también hay sectores internos de la coalición gobernantes a los que les cuesta admitir, precisamente, la necesidad de una coalición de lo diverso bajo una dirección política. No parece que Cristina apueste a la derrota del FPV, ni tampoco a dejar fuera de carrera a algún candidato con posibilidades de ganar. Va a seguir gobernando hasta el 9 de diciembre para que el próximo presidente encarne la continuidad de este proyecto. Y va a seguir bajando las líneas maestras del proyecto, para hacer valer su liderazgo. El futuro nadie lo tiene comprado.

Y de paso: se dice por ahí que la señora que está en el medio de la image tiene una intención de voto alrededor del 40% si se presenta a diputada nacional por la provincia de Buenos Aires. Una masa crítica de votos en el principal distrito del país que puede traccionar votos hacia abajo (intendentes, legisladores provinciales) y también hacia arriba (la fórmula presidencial). Y esto vale no solo en términos de resultados electorales, sino de la futura gobernabilidad. Quien presida el país desde diciembre va a necesitar un sólido respaldo legislativo. Será por eso que el peronismo y el kirchnerismo no pueden sino reconocer su liderazgo.

Pero, ¿querrá ella postularse a diputada?