lunes, 24 de enero de 2011

No jodan con Perón

por oac

Dice Carlos Pagni en su columna de ayer en La Nación:

El apoyo de Scioli a la reelección de la Presidenta es engañoso. Con ese pronunciamiento, el gobernador pretendió evitar que quienes lo visitan en Mar del Plata sean luego sometidos a maltratos en Olivos. También el criterio que eligió para subordinarse tiene un efecto suspensivo: "Ella cuenta con el consenso", dijo Scioli. ¿Y si un día no contara con él?

Scioli cree que la inseguridad puede hundir a la Presidenta en las encuestas. Cree, por lo tanto, que es el único factor capaz de transformarlo a él en candidato del PJ. Por ahora, es escéptico sobre ese desenlace y se resigna a repetir en la provincia.

La nota se titula "La inseguridad, el factor que puede hundir al Gobierno". Considerando que se trata del medio que es vocero histórico de la derecha argentina, que desde hace más de 100 años expresa no lo que sucede sino lo que el poder desea, uno puede preguntarse hasta qué punto hay un contenido informativo en estos párrafos de Pagni, hasta qué punto revelan el pensamiento que Scioli no puede o no se atreve a decir, o si sólo se trata de otra operación política destinada a diseñar la realidad en lugar de describirla. Recordemos el ya célebre apriete de Claudio Escribano al aún no asumido presidente Kirchner en mayo de 2003, “La Argentina ha resuelto darse gobierno por un año”. Está claro que La Nación no informó lo que pasaría, sino lo que la derecha deseaba que pasara. Por lo tanto, podríamos concluir que lo relevante de estos párrafos no es hasta qué punto Scioli piensa así, sino hasta dónde la derecha anhela que Scioli sea la vía regia hacia el postkirchnerismo. ¿Por qué? Porque Scioli es peronista.

Fuera de Scioli, todo es triste para la derecha. El radicalismo, Macri y/o el tardo-duhaldismo no pueden gobernar la Argentina deseada (deseada por la derecha -y no pueden gobernar la Argentina a secas, agrego yo). Scioli es la salida viable del kirchnerismo, porque su turno se activaría en el eventual momento en que Cristina estuviera profundamente desgastada por los problemas del último tramo de su gestión.Y la manera más fácil de desgastar a Cristina es teniendo en la tapa de los diarios el tema de la inseguridad: basta con un homicidio resonante cada quincena, algo mucho más factible que la capacidad de la oposición para construir un proyecto y un candidato alternativos. A diferencia de radicales o tardo-duhaldistas, Scioli lograría el encolumnamiento disciplinado de sectores decisivos del peronismo: los gobernadores, los barones del conurbano y una (probable) CGT post-moyanista. Scioli atravesó disciplinadamente las presidencias de Menem, Rodriguez Saa, Duhalde, Kirchner y Cristina, así que su labilidad ideológica garantiza una salida "suave" y una vuelta del peronismo a la "seriedad" que la derecha añora.

Resulta curioso advertir que Scioli, dada la vacuidad de su discurso, compatible con casi cualquier cosa, representa el ideal de disciplina movimientista que algunos sectores del peronismo clásico están saliendo a proclamar. En esto, el blog de Manolo Barge (que se ubica en el Concejo de Técnicos y Profesionales de las 62 Organizaciones Peronistas de Capital) es un caso paradigmático: "Si no los podemos matar, sólo queda negociar; y cuando no hay coincidencia, se vota, y el que pierde va a la cola" dice Manolo que es la regla de oro de una democracia movimientista que tiene que tratar a los peronistas disidentes como a auténticos compañeros. Reivindica así una "organicidad peronista" que apunta a preservar una heterogeneidad respetuosa de la democracia interna del movimiento (como si tal democracia interna hubiera existido alguna vez)*. Estos peronistas de paladar negro han dado, después de la muerte de Néstor, nueva vida a la vieja lengua litúrgica de Perón. Lo que postulan ahora es que Néstor era un conductor peronista clásico y que Cristina tiene que seguir siéndolo. Dentro del "movimiento", todo; fuera de él, nada. O como dijo otro bloguero peronista en estos días: "El peronismo es la vía irreductible hacia todo".

Este revival del manual de conducción política del viejo general herbívoro (el herbívoro que instaló en la casa de gobierno a las Tres A, yo digo) es la avanzada discursiva de la ortodoxia que este verano está obsesionada con escarniar a Martín Sabatella, al que tildan con desprecio como exponente de la "progresía blanca" no peronista que quiere subirse con oportunismo al tren del kirchnerismo. Sabatella no tiene chances de ganar la provincia, pero la ortodoxia no está preocupada por eso, sino por el crecimiento de una vertiente no peronista que podría darle al kirchnerismo la oportunidad de irse desligando de la identidad peronista y sus lastres. No para "irse" del peronismo, ni para "romper" con él, sino para atreverse a poner en crisis una identidad que ya no resulta suficiente. La ortodoxia no concibe la posibilidad de una Argentina post-peronista que emerja -no del antiperonismo sino de- una superación del viejo peronismo. No se trata de una cuestión nominal, sino de una posibilidad inédita de enfrentar el dilema dramático que representa para Cristina tener como aliados a "compañeros" como Insfrán o Pedraza. Y, sin usar ejemplos tan escabrosos, una superación del peronismo implica no tener que lidiar ya con la perspectiva de entregarle el poder a un "compañero" tan disciplinado como Scioli.

¿Cómo es posible empezar con esto? Dándole visibilidad y representación a los sectores sociales que en estos años de pelea kirchnerista salieron a bancar las trasnformaciones promovidas por el gobierno, transformaciones que responden a nuevas realidades no previstas en el peronismo clásico (ley de medios, matrimonio igualitario). ¿Es pensable una argentina post-peronista? ¿Es lícito animarse a pensarla? Por supuesto, para cualquiera que desee que la Argentina se libere de las pulsiones auto-destructivas de un movimiento que terminó dándole el poder a López Rega, Menem y Duhalde (¿también a Scioli?) siempre levantando las banderas de la justicia social, la soberanía política y la independencia económica. Para cualquiera que desee pasar a una etapa de profundización de las transformaciones políticas que el primer peronismo supo diseñar, la idea de una Argentina post-peronista no sólo es posible y lícita, sino también deseable.

Esto a mí me gusta decirlo de una forma brutal:

Perón è morto.


* NOTA: Es enternecedor ver cómo un extraviado como Quintín se desvive en elogios en favor de esta ortodoxia, contra la peligrosidad de "los progresistas K, que vienen por todo": "Manolo eligió en su oportunidad a Kirchner contra Duhalde y desde entonces se ha mantenido en las filas oficialistas en las que convive con el núcleo de recién llegados que se designan como “progresistas”. La sorda batalla entre progresistas y peronistas en el seno del kirchnerismo ocupa hoy el centro del debate interno y se hará más dura cuando llegue el momento de confeccionar listas. La diferencia con lo ocurrido en los setenta es que mientras Perón no estaba dispuesto a cederle el control del movimiento a quienes gritaban por la patria socialista, Cristina parece confiar cada vez más en quienes le aseguran que el kirchnerismo no es la conducción actual del peronismo sino la fuerza política destinada a absorberlo y a reemplazarlo. Así es como Manolo se encuentra en una situación difícil. Está convencido de que no hay otra alternativa que la reelección presidencial pero, preocupado como está por la Argentina en una coyuntura internacional cargada de peligros, se da cuenta de la torpeza del gobierno y de la llegada de los que vienen a controlarlo todo y hasta le piden explicaciones por seguir siendo peronista". dice el ex-árbitro de fútbol. (Post completo acá)

13 comentarios:

Anónimo dijo...

No creo que por mi parte alcance a entender del todo esta situación. Manolo y Artemio impulsan ellos mismos esta disyuntiva peronismo/progresismo. Del lado de lo real, lo único que medianamente tuvo alguna trascendencia -y sólo en el ámbito blogueril, hasta ahora- fueron unas declaraciones de V.Ibarra sobre la posible candidatura de Boudou.

Boudou, propiamente hablando, ni siquiera es peronista.

Es una situación forzada principalmente por Artemio, y desconozco totalmente cual podrá ser su interés en esto. A lo mejor prevee algo y se viene atajando con antelación con respecto a la futura puja por las listas.

Si pienso desde tu punto de vista (la posibilidad del kirchnerismo como superacion del peronismo), se me ocurre que, actualmente, la única manera en que el peronismo puede proyectarse electoralmente, como una propuesta popular de mayorías, es a través del proyecto kirchnerista (hoy, Cristina). Si el kirchnerismo "deja" (o "supera", o lo que sea) el sólo "peronismo", éste queda huérfano. Lo "nacional y polular" estaría representado más allá del movimiento. El peronismo clásico quedaría reducido a una interna decadente entre los Rodriguez Saa, Duhalde, Solá, Reutemann... con Macri queriendo subir a bordo.

Llegado el caso en que el kircherismo pueda tener una identidad otra (superadora o no) que el "peronismo", Artemio tendría o bien que elegir, o bien tendría que conformarse con el recuerdo del origen peronista de una fuerza que ya podría ser otra cosa -sin perjuicio del peronismo.

Supongo que él quisiera poder seguir siendo oficialista, peronista y kirchnerista, todo a la vez y para siempre.

César dijo...

Habría que ver como hace Pagni para deducir las intenciones, creencias y miedos de Scioli. ¿Fuente de primera mano, wishfull thinking o pura literatura? De todos modos la cuestión de fondo, esa pequeña novela de verano iniciada por el faro de los blogs nac&pop, Ramble Tamble, como discusión ideologica es un debate abstracto. ¿Peronismo vs. Progresismo? ¿Qué es eso? Lo he leído y me parece mas una jugadita de operador de Artemio que una discusión seria sobre el destino político del oficialismo. En todo caso tal vez convenga pensarlo en términos de la composicion de la fuerza y no tanto en términos ideologicos (y creo que Artemio, en definitiva apunta en este sentido): los apoyos a Cristina son de muy diverso origen: cgt, cta ramal yasky, fraccion empresaria (no todo el establishment es opositor), intendentes gba ("presentables" como massita, "impresentables" como ishi), gobernas de varios colores (fieles de la primera hora, radicales k, provincialistas, oportunistas y necesitados), organismos ddhh, movimientos sociales, bloggers, y fans de orlando barone del barrio de belgrano. Ahora bien, esta composición heterogenea no es contradictoria en si misma: no es mas que la forma que hoy adopta la representacion política luego de explosión de los partidos. O sea: identidades transversales a la tradicional filiacion política que no remiten necesariamente al eje izquierda-derecha, sino a reinvindicaciones mas especificas que presciden de esa dicotomia o al menos no la expresan directamente. Sin embargo, esa crisis no se ha manifestado de igual manera y con igual intensidad en todo el pais; de hecho hay zonas de Argentina donde la "politización" implica ver religiosamente 678 en el sillon tomando gancia, abrir una sucursal de la campora, conseguir un contrato en el municipio o unos ladrillos para terminar la casa. Esas experiencias tan disimiles creo que estan ausentes en el analisis de los "pisos" y "techos" de Sabatella y si, aunque solapadamente, se pueden advertir en los analisis de Artemio. Porque en definitiva la crisis del PJ como identidad política no provendrá de las "superaciones" que proponen los Sabatella, sino mas bien de su pérdida de eficacia política en el territorio. Mi modesto parecer es que el peronismo no se "supera" sino que se adapta. Se adapta a Menem y se adpta a Cristina. ¿Eso los iguala? Ni a palos. El peronismo se adapta a los tiempos porque es el partido del Estado y la maquina tiene que andar. Lo importante es fijar la dirección. Para chocar estan los radicales. saludos

Oscar Cuervo dijo...

César:
en al menos una cosa estás equivocado: cuando decís "esa pequeña novela de verano iniciada por el faro de los blogs nac&pop, Ramble Tamble"... no es verdad.
Quizá te hayas olvidado o no leiste lo que publicamos acá desde septiembre, con Néstor aún vivo.

http://tallerlaotra.blogspot.com/2010/10/peronismo-o-kirchnerismo.html

http://tallerlaotra.blogspot.com/2010/10/mientras-todos-corren.html

http://tallerlaotra.blogspot.com/2010/10/la-prueba-del-tiempo.html

http://tallerlaotra.blogspot.com/2010/11/peron-e-morto.html

http://tallerlaotra.blogspot.com/2010/11/dos-vidas.html

El tema se estaba agitando desde antes, a propósito también de los movimientos iniciados por Scioli con vistas a una sucesión, insisto, cuando Néstor estaba aún vivo.

Y a mí me pareció oportuno retomarlo a propósito del asesinato de M. Ferreyra y el de los tobas en Formosa.
En realidad, el tema de la identidad peronista es mucho más viejo que eso, viene desde los textos de Hernandez Arregui, John William Cooke, Jorge Abelardo Ramos, se puede rastrear en discusiones de la revista Contorno, etc. El kirchnerismo lo que hizo fue reavivar esas cuestiones latentes.
Después, tu caracterización de "partido del estado", como si el estado hubiera sido en estos 65 años una cosa homogénea, me resulta una simplificación terriblemente floja.

Fabio dijo...

Los blogs no fijan agenda, lo q se viene leyendo ultimamente son las lecturas q hacen los peronistas de la coyuntura. El JG de Bs As, Perez, fue el que llevo el tema Sabatella a los medios, no Artemio.

Politicamente lo de Sabatella es flaco. No podes esperar que los peronistas no reaccionen si te la pasas haciendo campania contra ellos en Bs As, en Capital le queres condicionar la interna y en Santa Fe apoyas a Rossi sin presentar candidatos propios complicando, aun mas, la unificacion del PJ.

Desde que Sabatella asumio su banca perdio la unica diputada que hizo entrar con el. En Bs As es una maquinita de perder consejales (incluso en Moron se le pasaron al PJ). Hasta en la facu los sacaron corriendo a los militantes del EDE cuando trataron de colgar carteles de Sabatella y Nestor para las elecciones del centro de sociales y psico (ojo,fue la campora, con paliza incluida, la que se los hizo sacar).

No hay chance de que le habiliten la colectora si no va por adentro, mucho menos q le dejen d pegar para diferenciarlo si sigue con el discurso opositor en Bs As y le deja de tirar a los aliados de Cristina (seguir haciendo esto despues de que le hayan dado un ministerio a un baron del conurbano, Mussi, es no poder leer la coyuntura para adaptar la posicion. Flaco, flaco_

Oscar Cuervo dijo...

Fabio:
centrar la cuestión en si los blogs fijan agenda es lo menos interesante del mundo. ¿Te parece que en el caso de la identidad peronista, de su caracter contradictorio y de lo que esas contradicciones implican en la práctica y en la historia argentina, lo digno de pensar es si los blogs fijan agenda? Las últimas intervenciones tuyas y de César al respecto, acerca de si la agenda la fijan Artemio o los blogs, me parecen de mirada corta.
Lo mismo tu obsesión con Sabatella. Vos no sos peronista ortodoxo sino solanista y coincidís objetivamnete con las 62 organizaciones. ¿Por qué será? Se ve que a ambos les molesta porque les va a sacar unos cuantos votos.
Pero Sabatella no es tampoco la cuestión, mientras la identidad peronista esté en crisis (y yo creo que es una crisis causada por la novedad y por el crecimiento, es decir, una crisis productiva), será Sabatella, Scioli, Bouodu, Artemio, Verbitsky o cualquier otro el síntoma de la crisis. Sólo síntomas.

César dijo...

Oscar, al que Sabatella le saco votos no fue a Solanas sino a Kirchner. Con el 4% que sacó Martín, K le ganaba a De Narvaez en la PBA.
Sobre los blogs: a veces son cajas de resonancia de discusiones que se dan en otros ambitos y a veces son disparadores de debates que aún no emergieron en el ámbito público. Convengamos que se trata de un público restringido y de un corte sociopolítico particular. En relacion al PJ-Partido del Estado: así nació el partido peronista y así encontró su lugar en la política argentina. Es el partido de la vocacion de poder, imbuido de un legado simbólico vinculado a lo nacional, a lo popular y con una innegable impronta movimentista que no cuaja en las trazas institucionales clásicas pero que construye a su modo eso que en la Argentina son las instituciones. Como el PRI mexicano, heredero de una revolucion plebeya que arremetio contra los privilegiados y en el afan de esa lucha se estatizo para cuajar. Por eso me cuesta pensar que Sabatella y otros bienintencionados tengan éxito en el operativo pasteurizador iniciado por afuera. Porque Sabatella puede tener predicamento en la capital y el primer cordon del GBA, pero fuera de ahí la epopeya se diluye. Saludos

Oscar Cuervo dijo...

Creo que está claro que a Néstor no le preocupó la candidatura de Sabatella. La elección del 09 fue signada por el grave error del adelantamiento, las candidaturas testimoniales y el repliegue hacia el interior del PJ. Después de la derrota, la ofensiva K fue en sentido contrario, hacia afuera, incorporando sectores no peronistas (lo que no quiere decir antiperonistas).
Y en todo caso, a quién le sacó votos Sabatella no implica automáticamente a quién se los va a sacar. Para mí está clarísimo que Sabatellas crecerá a expensas de Scioli y el proyecto Surf. Sabatella es compañero, aunque no sea pejotista. No puedo asegurar que Scioli lo sea, a pesar de todas las muestras de lealtad que dio en estos años. Yo creo que Scioli es leal. A quien gobierna. Y que su posible presidencia implicaría la liquidación del proyecto kirchnerista. En este dilema estamos. Scioli disputaría la presidencia, si viera que tiene chances. Por ahora no las tiene, pero la derecha se va encolumnando detrás de esa posibilidad.
Los blogs son un foro como cualquier otro, se discute polìtica. No hay que subestimarlos ni sobreestimarlos. Pero forman parte de un proceso mayor, la repolitización de la sociedad, a partir del kirchnerismo. Creo que solo los necios niegan esto. Por alguna razón no hay blogs radicales, ni socialistas, ni carriotistas, ni Pro (quiero decir: blogs donde se discuta polìtica).

Por otro lado: el peronismo no es el partido peronista. ABC de la historia peronsita. Nunca lo fue. Decir que el peronismo es partido del estado es una simplificación mayúscula. Decir que tiene vocación de poder es muy distinto. Pero el estado estuvo, en los últimos 60 años, durante mucho tiempo en manos de los sectores que hoy se oponen al gobierno. Hacer tabla rasa de esa lucha confundiendo todo como "partido del estado" no permite entender nada.

Oscar Cuervo dijo...

Por último: no se trata del éxito de Sabatella, sino del destino del kirchnerismo, dentro del cual Sabatella es un actor por ahora secundario, pero su construcción en pleno conurbano, autónoma del PJ no debería desdeñarse. Por eso expresa un matiz del kirchnerismo que no está contenido por el pejotismo.
No se trata de pasteurizar nada, no seas cínico: se trata de preguntarse cómo sostener un proceso que lamentablemente sigue atado a los Scioli, los Gioja, los Insfrán. Hoy el apoyo que tiene Cristina no viene del aparato pejotista, sino de sectores que no están articulados en el sistema polìtico. Falta una construcción política acorde con las extraordinarias reformas encabezadas por los K. Y en esa, Sabatella es compañero, así como los son Hebe, Milagro Sala, la CTA de Yasky, los GLBTT, los medios comunitarios. Llamar a eso pasteurización es una boludez.

Jaime dijo...

La otra vez me contaba un amigo que trabaja en Cablevisión los millones que comenzó a invertir Fibertel luego de aquel día del censo fatídico. Toda una ingeniería legal y de operaciones estudiadas, optimistas. Inversiones proyectadas a diez años, ¿me explico?
Esto es solo una anécdota y por supuesto no da por terminada ninguna batalla. Pero el golpe de aquel día (y no hablo del de la mesa de luz) fue demoledor para el kirchnerismo.
Cristina esta empezando a bajar en las encuestas y ya mas de uno comienza a dudar sobre su victoria en primera vuelta. Y faltan meses muy duros. Aridos.
Scioli no la va a traicionar, es un politico paciente y mediocre. Lo que esta claro es que la va a sobrevivir.
Hoy los tuits de Luis Delia o las vociferaciones de Hebe no hacen otra cosa que ayudar a construir este Scioli "sensato" y "conciliador".
Post-kirchnerista.
Peron e morto. Hace 37 años y sigue en todas las remeras. De las del eternauta ya se ven cada vez menos...

Oscar Cuervo dijo...

Gracias, Jaime, guardo tus predicciones para dentro de unos meses. Junto con las de otros iluminados que presagiaban la caída de Cristina en marzo de 2008, junto también con las de la Carrió. Sigan deseando.

Jaime dijo...

Bueno, Oscar, Carrio en el 2008deseó que Cristina se quede viuda. Tampoco subestimemos sus predicciones.
http://www.lacapital.com.ar/contenidos/2008/12/18/noticia_0054.html

Oscar Cuervo dijo...

Sí, Carrió es una fuente de los deseos. Y ha tenido grandes aciertos en los últimos años.

Yo igual guardo las predicciones (deseos) de los trolls como vos, que en concepto son todos un solo troll, ya que estos años no han podido más que favorecernos, a la vez que mostraban su impotencia.

Maria Ustariaga dijo...

Aguante Kirchneeeeeeeeeeeer!!!! No está nada muerto. Está vivito y coleando.
Este 2011 ganamos! Y si no el 2015!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Scioli no te das cuenta que sos un asco?
Te odiamos!
Aguante La Renga!!!!!!!!!!!!!!!!